Es ya un secreto a voces: la mayor revelación que ha dado la copla en los últimos años y el productor que más ha revitalizado el género, han grabado un disco juntos. Antonio Cortés y Javier Limón. El encuentro entre ambos es una verdadera reunión en la cumbre. Y a la vez en la intimidad. Porque “Los secretos de la copla” es un trabajo desprovisto de artificios. Para las distancias cortas y con un largo recorrido por delante. Coplas de esas que nunca aparecen en las antologías, boleros llevados a su propio terreno y sendos homenajes a las más grandes: a Carmen Amaya (con un tema escrito por el propio Limón para la ocasión) y a Rocío Jurado (con una rompedora versión de “Señora” como primer e impactante single).

En este tercer disco, Antonio Cortés da un paso de gigante como intérprete. A tono con los arreglos, su voz va directa a la esencia. Y suena mejor que nunca. Dulce y a la vez poderosa. En ocasiones contenida como quien susurra al oído una confidencia. En otras, inmensa como quien clama al cielo. Si Raphael y Rocío Jurado hubiesen tenido un hijo juntos, probablemente cantaría como lo hace él. Pero nunca sabremos si procede de alguna dinastía artística, porque, lejos de ser hijo de celebridades, Antonio Cortés es huérfano por partida doble...

La suya es una historia que supera cualquier ficción. De un orfanato de Rumanía a príncipe de la copla. Cuando ni tenía uso de razón, le adoptó en Bucarest una familia malagueña, cuyo padre fallecería poco después. Creció y sigue viviendo en su Nerja del alma. Cantaba solo de manera casi furtiva. Lo más atrevido, saetas desde su balcón; hasta que, con 19 años, se presenta en el 2007 a la mítica primera edición del programa de Canal Sur “Se llama copla” y se convierte en su más rutilante descubrimiento.

En el 2010, su debut “Lo que a mí me está pasando” alcanzó el disco de oro. Y cruzó el Atlántico con su siguiente trabajo, “Cuando quieras, donde quieras, como quieras”, gracias a la nominación obtenida en la última edición de los premios Grammy Latinos. Ahora “Los secretos de la copla” tiene algo de reencuentro. Fue su primer valedor, Pive Amador, quien propuso rescatar coplas semiolvidadas que nada tienen que envidiar a las más conocidas. Con varias paradas en el repertorio de Miguel de Molina.

Javier Limón redondeó y dio forma al concepto aportando temas de diferente cuna e idéntica sensibilidad. La copla enhebrada con jazz, flamenco, bolero, sonidos mediterráneos, pop y hasta rock. La temprana consagración del joven Antonio Cortés: toda una estrella en Andalucía y fuera de ella, todavía, el secreto mejor guardado de la copla.

Un niño nacido hace 21 años en RUMANÍA llega a convertirse en la gran promesa de la copla.

Antonio fue adoptado con 2 años por una pareja de Nerja y unos años más tarde queda huérfano de padre, el resto nos lo cuenta él.

"Han pasado seis años y parece que fue ayer cuando regresaba a Nerja desde Granada para pasar las vacaciones de Semana Santa. Llegaba con las notas en la mano. Eran malísimas, de manera que lo primero que hizo mi madre fue castigarme en lo que más me dolía y me prohibió salir ese año de penitencia en mi cofradía. Decidí vengarme de una manera muy especial y, hoy me produce ternura, muy infantil. Decidí cantar una saeta a mi Cristo, mi primera saeta, desde el balcón de casa de mi abuela. A mi pueblo le gustó tanto, que, durante tres años, toda Nerja se ha estado congregando en la calle de Las Angustias para oírme cantar al paso de mi cofradía. Al poco tiempo, la televisión comenzaba a anunciar un programa de copla. Día tras día, mi pasión por el cante iba en aumento. Decidí presentarme al programa y pasé la prueba.

Desde entonces ha llovido mucho. Han sido dos años incesantes de galas y actuaciones. Y, como denominador común, la presencia de un público generoso, incondicional, que ha mostrado hacia mí un cariño infinito, "mi público".

Estas circunstancias, unidas a la suerte y a una serie de personas que se han cruzado en mi camino, han hecho posible mi mayor deseo desde hace algún tiempo. Personas que han ido construyendo entre todos ese puente de plata que me ha conducido en volandas hacia la meta más deseada de todo artista que empieza: mi primer disco.

Aquí lo tenéis. Detrás de cada nota, escondido entre los acordes, está mi ilusión y mis miedos. Entre el piano y el violín, pasean mis recuerdos del pasado y mis planes de futuro. Este disco es mi retrato. El retrato de un Antonio Cortés que empezó hace unos años y que, gracias a las personas buenas que se encontró en el camino, hoy es lo que es, como persona y como artista. Por eso, cuando lo escuchéis, quiero que sepáis que no os olvido, a ninguno. Que aunque no estéis todos en los créditos, siempre tendréis un lugar en mi corazón.

Que Dios os bendiga."

Antonio Cortés.